Bienvenido a JamondePataNegra.com

Datos nutricionales sobre el Jamón Ibérico

El jamón ibérico no es solo uno de los alimentos más exquisitos que existen, es además una fuente de propiedades muy beneficiosas para la salud. Ocupa, desde hace milenios, un lugar clave en la dieta de los países mediterráneos, cuyos habitantes tienen una esperanza de vida de las mas altas del mundo.


El cerdo siempre ha formado parte de la cultura española. Pero, de entre todos los productos que se elaboran a partir de él, el jamón ibérico, es probablemente el más apreciado, tanto por sus grandes valores nutricionales como gastronómicos. El jamón es un alimento tradicional de la dieta española del que podemos estar orgullosos, aunque esta excelencia, naturalmente, repercuta en su precio. Esta situación es propia de todos los alimentos de "lujo", en los que su justificado precio regula en cierto sentido su consumo.

Según los últimos estudios realizados en el campo de la nutrición y dietética por entendidos en gastronomía, dicen que el jamón Ibérico ademas de ser unos de los productos mas exquisitos y nutritivos, es rico en proteínas, esenciales para mantener en un buen estado el organismo Aporta vitaminas B1, B6, B12 y ácido fólico, muy beneficiosas para el sistema nervioso y el buen funcionamiento del cerebro. También es rico en minerales como el cobre, esencial para los huesos y cartílagos, hierro y fósforo

Un estudio publicado recientemente en "Nutrition Research", indica que el consumo de jamón ibérico, que como el aceite de oliva tiene un contenido importante de ácido oleico, tiene los mismos efectos beneficiosos que aquel en el perfil lipídico plasmático., si se consume dentro de una dieta equilibrada. Esto se dice, ya que no hay que olvidar que las grasas, aunque sean muy saludables, engordan mucho y pueden resultar perjudiciales. El jamón ibérico de bellota, rico en grasas monoinsaturadas produce un efecto beneficioso sobre las grasas de la sangre y hace bajar las cifras de colesterol total, los triglicéridos y el colesterol LDL o "colesterol malo ".

El jamón ibérico, gracias a la bellota, tiene en casi la mitad de sus grasas ( 48,2 %) la naturaleza del ácido oleico, el más beneficioso para contrarrestar los efectos de las enfermedades cardiovasculares,

Es un alimento ligero, digestivo y un buen aliado de nuestro corazón, ya que reduce el riesgo cardiovascular y favorece la disminución de colesterol, puesto que su composición en ácido oleico es muy abundante, casi la mitad de sus grasas ( 48,2 %) igual que en el aceite de oliva, de ahí que se afirme que el cerdo ibérico es como un olivo con patas. Estas propiedades aumentan cuando el cerdo es puro ibérico de bellota.

Poderoso antioxidante. Tomado con tomate, costumbre habitual en algunas regiones españolas, el jamón ibérico multiplica por dos su beneficioso efecto como antioxidante, gracias a su elevado contenido en vitamina E.

A veces se observan unos puntitos blancos en las superficies del jamón recién cortado, que no son en absoluto perjudiciales, ya que se trata de cristalinos de tiroxina, que indican una curación lenta y larga. Son un signo de calidad y envejecimiento del jamón en los secaderos y después en la bodega.

La media por 100gr de jamón ibérico es de 242 calorías, por lo que se recomienda en muchas dietas de adelgazamiento.

Si tenemos en cuenta que el consumo medio diario de la población española es de 2.684 calorías, las que puede aportar el jamón ibérico son muy poco significativas, sabiendo además, que, al ser un producto de calidad y consecuente precio, no se consume todos los días.

Si tomásemos 5Kg de jamón ibérico al año por persona (¡ya nos gustaría a muchos llegar siquiera a un kilo!), la aportación de calorías diaria ascendería a 33,1; comparable a dos cucharaditas de azúcar, es decir, apenas perceptible.

Podemos concluir que, el jamón ibérico, que ha acompañado a la alimentación de los españoles desde hace miles de años y que, además, supone una herencia socio-cultural que ha traspasado las fronteras nacionales, lo que nos llena de orgullo. Es, además, un alimento, no sólo perfectamente compatible con una correcta nutrición, sino incluso, altamente recomendable.